Estudio histórico-artístico | Hermandad de la Paz - Ronda
17126
page-template-default,page,page-id-17126,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-9.1.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
 

Estudio histórico-artístico

El Santuario de Nuestra Señora de la Paz se encuentra ubicado en el casco antiguo de la Ciudad de Ronda, en la Plaza del Beato Diego José de Cádiz, colindando con la Comunidad de Esclavas Concepcionistas del Divino Corazón de Jesús, quienes ostentan la guarda y custodia del Santuario.

Tal y como ha sido explicado en el apartado de historia del Santuario de esta web, la actual Iglesia donde se venera la Santísima Virgen de la Paz data de principios del siglo XVIII, quedando el recuerdo de la anterior Iglesia en la fachada y en la espadaña en ángulo.

El templo es una nave de veinticinco metros de longitud por siete y medio de anchura. Está cubierto por una bóveda de cañón con lunetos, atravesada por cuatro arcos fajones más el arco triunfal. Adornados en su intradós estos arcos con cajetones engarzados formando cadena, el arco triunfal presenta, además, la leyenda “Mi providencia y tu fe han de tener esto en pie” y el título de “Nuestra Señora de la Paz, Patrona de Ronda”. Tanto en la bóveda como en los lunetos se emplean como ornamentación baquetones mixtilíneos, placas y rocallas en dorado, que dan al templo una grata impresión barroca de alegre variedad.

ALTAR MAYOR.

El Altar Mayor es el lugar donde se encuentra ubicado el camarín de Ntra. Sra. de la Paz. El retablo es de estilo churrigueresco, y supone un derroche de decoración de rocalla con profusión de espejos y excesiva abundancia de elementos ornamentales. Se observa la presencia de dos torres laureanas (Torre de David y Torre de Marfil) y cuatro imágenes que corresponden con San José, Santa Teresa de Jesús, San Luis Rey y el Beato Marcelo Spinola.

En la parte superior y más alta del retablo se encuentra la cruz de San Juan de Letrán, y un poco más abajo se aprecia a Santa Elena, la cual abraza la cruz con el brazo izquierdo y sostiene en la derecha, junto con tres clavos, un rosario de gruesas cuentas. Se refleja así, a un mismo tiempo, la incardinación que la Hermandad de la Santa Vera Cruz y la Hermandad del Santísimo Rosario tenían en la Iglesia de San Juan de Letrán. En la parte central del retablo y coronando el camarín de Ntra. Sra. de la Paz se encuentra, igualmente, el escudo de la Hermandad del Santísimo Rosario de Ntra. Sra. de la Paz y Ntra. Sra. de la Aurora (La Aurora), el cual presenta forma de sol y recoge en su interior el anagrama “Hermandad del Rosario, Ave María”. El hecho de que el escudo de esta Hermandad fuese ubicado en la zona más destacada del altar mayor indica el enorme peso que en la ejecución del retablo debió tener esta Hermandad.

EL CAMARÍN.

El Camarín de Ntra. Sra. de la Paz presenta planta cuadrada y está cubierto por una bóveda de media naranja recargada de decoración tallada. En su tramo superior, las paredes conservan, entre decoración de rocalla y espejos, pinturas murales que hacen directa alusión a la Hermandad del Stmo. Rosario de Ntra. Sra. de la Paz y Ntra. Sra. de la Aurora (La Aurora). Así pues encontramos pinturas de una fuente, unos lirios, un pozo y una palma, en referencia a la Salve a la Aurora. El pozo, además, hace referencia al milagro por el que la Virgen de la Paz resucitó al Sacristán del Santuario y Hermano Aurorero, D. Alonso del Campo, después de caer a un pozo mientras socorría a una pobre mujer. Igualmente, otras pinturas como la estrella del norte o el cuadro con la Rosa de Jericó, el Arco Iris que la Paz anuncia, la Paloma inocente nacida en el fuego de la caridad y el Sol de Justicia, reflejan los temas de las coplas de la Aurora.

En la pared derecha del camarín está expuesta la ropa interior de la Stma. Virgen de la Paz que en los años 1787 y 1788 apareció inexplicable y milagrosamente manchada de sudor. Junto a ella se exhibe la declaración jurada de los testigos del suceso. A los pies de la Virgen se halla la urna de plata que contiene los restos del Beato Fray Diego José de Cádiz.

En el camarín de Ntra. Sra. de la Paz se encuentran los restos mortales del que fuera sacristán del Santuario, D. Pedro González Rojas, quien, gracias a su valerosa intervención, logró evitar la destrucción de la imagen de la Virgen de la Paz durante la Guerra Civil Española. Además, bajo el camarín de la Virgen de la Paz se encuentran sepultados los restos mortales de los Auroreros D. Bartolomé de Esquivel, D. Bartolomé Gago y D. José de Ahumada, quienes fueron Hermanos Mayores de la Hdad. de la Aurora durante el siglo XVIII.

RETABLOS DEL SAGRADO CORAZÓN Y DE LA INMACULADA.

En los laterales del Altar del Santuario se encuentras dos retablos. A la izquierda el del Sagrado Corazón, y a la derecha el de la Inmaculada. Ambos retablos presentan alegorías de la Pasión como son el martillo, las tenazas y los tres clavos. El motivo de dichos símbolos es debido a que en sus orígenes, dichos retablos fueron concebidos para venerar al Santísimo Cristo de la Sangre y a la Vera Cruz. La imagen del Cristo de la Sangre, del imaginero sevillano Pedro Duque Cornejo, aún sigue recibiendo culto en el Santuario en un emplazamiento distinto.

CAPILLAS DEL BEATO FRAY DIEGO Y DE NTRO. SR. ECCE-HOMO.

En los muros laterales de la Iglesia existen dos capillas, una a cada lado. La de la derecha está dedicada al Beato Fray Diego José de Cádiz. Dicha capilla fue erigida en el año 1895 (un año más tarde a la Beatificación de Fray Diego) por la Real Maestranza de Caballería de Ronda, de la cual Fray Diego fue Maestrante y Capellán. En su origen dicha capilla estaba presidida por una imagen del Beato y la urna de plata con sus restos. En la actualidad solo se encuentra la imagen, ya que los restos se encuentran en el camarín a los pies de la Virgen de la Paz.

La capilla de la izquierda está dedicada a Nuestro Señor Ecce Homo o Señor de la Escala. Dicha capilla presenta una extraordinaria originalidad debido a la escalinata de 28 escaloncillos de madera que dio nombre popular al Señor de la Escala. La imagen mariana de esta Hermandad del Ecce Homo, Ntra. Sra. del Buen Amor, se venera igualmente en el históricamente conocido altar de San Felipe Neri, que se encuentra a la derecha de la entrada al Santuario.